Renzo Izquierdo

Renzo Izquierdo

Wantrepeneur & Podcaster de ResilienTec

Alguno de estos hábitos se te hace familiar? Pues entonces deberías cambiarlo ya. Conoce cuáles son.

11 Hábitos que te hacen Pobre, esto debe Cambiar

Comparte:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
cambiar resilientec

No tener la visión de ahorrar o invertir tu dinero, son hábitos que te hacen pobre. No tener un dinero ahorrado, por muy poco que este sea, no te permitirá hacer una inversión.

En el remoto caso de que una persona pudiese ahorrar, aunque fuese un poco de dinero no tiene la capacidad de invertirlo. Ya que no es su conducta habitual, es así como piensa la gente pobre.

La gente pobre sólo trabaja para obtener una cantidad de dinero, ya que su visión natural es muy cerrada. Para la gente pobre es vivir el día y si trabajan condicionados para obtener dinero diario, lo harán por el resto de sus vidas.

En cambio, los ricos se proyectan consiguiendo que el dinero trabaje para ellos. Si podemos cambiar la visión del dinero empezarás a eliminar este hábito que te abraza a ser mediocre. Si quieres que tu vida cambie necesitarás conocer cuáles son los 11 hábitos que te mantienen pobre.


11 hábitos que te hacen pobre

Falta de metas

No tener metas, es cómo manejar una embarcación sin ningún instrumento que nos permita llegar a un destino. Y es que los pobres actúan bajos sus emociones condicionadas al medio de dureza en que pueda estar viviendo o sobreviviendo.

Este factor más la carencia de conocimientos no les permite tener un horizonte claro. Dónde ni cómo salir de esa condición o establecer un plan de acción para conseguir un objetivo de mejora económica.


Factor socio ambiental

Estar en un ambiente donde predomina la gente pobre sin ningún instinto de querer superarse. Hará que te acostumbres como piensa la gente pobre conformándote y convirtiéndolo en un ambiente confortable. Las costumbres de estos entornos más el roce de gente pobre no te permitirá ver más allá de la realidad.

Que a través de esfuerzo y constancia puedas tener una mejor calidad de vida. Por eso es importante poder compartir con personas que puedan aportarte otras realidades diferentes a la tuyas para tener un norte distinto.


El miedo

El tener dinero requiere de audacia y riesgo. El rico no tiene temor de hacer una inversión para poder recoger una ganancia a corto o mediano plazo. Tendrá una recompensa de ese riesgo sin que eso signifique que sea una gran inversión. El pobre no sacrifica por el miedo a perder, un pánico a lo desconocido.

Su tendencia se hace a los gastos superfluos o para cubrir necesidades básicas. La presencia del miedo paraliza su voluntad.


Azar y Suerte

En la cultura de la pobreza vemos siempre la búsqueda de la manera fácil de conseguir dinero. El pobre es fiel creyente a la riqueza instantánea que se merecen y siempre sueñan.

El flujo de dinero que botan de su presupuesto en juegos de azar o lotería son elevados. Solo basta ver la cantidad de usuarios en estos sitios que lo han perdido todo. Estos son hábitos de la gente pobre muy comunes.


Falta de visión

Solemos ver la capacidad que tienen muchos pobres de no valorar su formación en el ámbito laboral. Bien sea por conocimiento, habilidades, especialización, hobbies, información y talento pueden ser una fuente de ingresos.

Que de practicarlo de forma independiente generarían de manera bien administrada grandes riquezas. Pero la conformidad de trabajar por un ingreso diario, su preferencia es a lo que ya tienen en la mano de manera segura. Sin invertir nada para obtener ingresos extra e incluso independizarse.


Falta de interés

El pobre pierde rápidamente interés en sus actividades y no buscan involucrarse en gestiones que les garanticen una recompensa sin invertir mucho. Uno puede obtener riquezas solo con tener una idea. Encontramos que algunas ideas simples llegaron aportar grandes ganancias con poco financiamiento. Los pobres no tienen ese ingenio financiero.


Motivación

La vida del pobre es muy dura y pocas veces tienen alguna motivación que los lleve avanzar. Siempre que escuchas a las personas pobres tienen una excusa constante para no hacer nada. Desvían rápidamente su atención a otras cosas y hacen referencia a que lo podrán hacer más adelante.

Ya que no quieren perder su trabajo y que están bien así. Pero cuando ahondas y buscas impulsarlos más bien carecen de un punto de motivación.


Falta de organización

Otros de los grandes hábitos de la gente pobre es gastar el dinero sin control alguno, no saben cuándo ganan, gastan, ni si pudieron ahorrar. Llevar un control de nuestra economía personal y doméstica te ayudará a manejarte con presupuestos que te permitirán distribuir bien los gastos.

Haciendo del presupuesto de nuestra casa y llevándolo con disciplina podemos saber qué ingresos tenemos y en qué se gastan. Aun que va más allá de eso, porque nos permitirá saber cuál es nuestra capacidad de ahorro para el futuro.


Mal uso del crédito

La mala administración combinada con las tarjetas de crédito es letal. La mala práctica en manejo de una tarjeta de crédito es un arma de doble filo. Ya que, si la persona carece de un sentido común y conocimientos financieros, lejos de ayudarte ante una emergencia puede convertirte esclavo de un compromiso.

Que puede ser un franco dolor de cabeza y acentuar la condición de pobreza de la persona. Quién por falta organización y de conocimiento se hace esclavo de un compromiso de pago no estimado.


No tener asesoría

Como piensa la gente pobre con esa condición de sabelotodo que complica aún más su situación. No importa la profesión que pueda tener ya sea universitaria o no. No recurren a la asistencia de un asesor por considerarlo innecesario.

Sin embargo, el rico no duda en buscar una asistencia. Para poder saber dónde van a invertir su dinero y el tiempo estimado de recuperación de capitales y ganancias.


Actitud

En el pobre vemos una actitud en lo referente a la pobreza siempre negativa. Cuando vemos que todo lo relacionado a conseguir un camino para mejorar su calidad de vida.

Al hacerles una propuesta, el pobre siempre piensa en lo negativo y con la evaden con excusas, reforzando que ese trabajo no es para él. Porque dice que le va a ir mal. El rico al contrario de inmediato lo recibe de una manera positiva y entusiasta dispuesto a dar lo mejor de sí.


¿Qué opinas tú?

Nos queda claro que, con estos once hábitos de la gente pobre, de no realizar un cambio te mantendrás siempre pobre. Independiente de la profesión que tengas o el oficio que tengas, ya que el factor de cambio lo generas tú. Tomando en consideración todo lo comentado anteriormente ¿te consideras pobre o rico?

Post similares que puedan gustarte